Yacimiento arqueológico Playa de El Burrero

El yacimiento es un complejo troglodita del cantil costero. Es este se encuentra una decena de cuevas y pequeñas cavidades. Una parte del yacimiento se halla totalmente fosilizado por una enorme duna que ocupa todo este espacio colindante con la playa.

El conjunto troglodita esta formado por cuevas artificiales, excavadas sobre la propia pared tobácea del acantilado, que aparecen alineadas en dirección SO-NE y abiertas hacia la playa.

La extracciones realizadas certificaron la presencia de algún fragmento cerámico junto a una limitada muestra de industria lítica y de otros elementos faunísticos y malacológicos.

El conjunto consiste en ocho cavidades:

Cavidad 1. Pequeña cámara rehundida.

Cavidad 2. La cueva más grande de todo el complejo. La habitación, cuyo suelo está rebajado con respecto al exterior, presenta una planta central de la que sobresalen hacia su extremo norte dos nichos de forma casi cuadrangular.

Cavidad 3. Tiene una serie de pequeños nichos y oquedades.

Cavidad 4. Habitación de gran tamaño con una planta de diseño irregular que tiene en la pared del fondo un nicho que se abre hacia poniente.

Cavidad 5. Recinto de diseño eminentemente ultracircular.

Cavidad 6. Se trata de un pequeño abrigo rocoso abierto al SE, de reducidas dimensiones.

Cavidad 7.  Constituido por dos habitaciones adosadas, separadas entre sí por la propia roca soporte.

Cavidad 8. Es un pequeño recoveco practicado en la roca, situado en la esquina NE del conjunto. Su reducido espacio se compartimenta en dos minúsculas cámaras.

No se disponen de suficientes datos que permitan determinar la funcionalidad original de estas cuevas, aunque todos los indicios hacen suponer que probablemente puedan remontarse hasta época prehispánica.

Deseas conocer más...

Haz clic aquí

Scroll al inicio